El Congreso Mundial por la Paz organizado por el International Peace Bureau (IPB) y el Instituto Catalán Internacional para la Paz (ICIP) finalizó este domingo en Barcelona después de tres días de conferencias, talleres y eventos culturales.

Bajo el título “(Re)imagina el mundo. Acción por la paz y la justicia”, más de 2600 personas han tomado parte en este congreso híbrido, con actividades en Barcelona, repartidas entre el Centro de Cultura Contemporánea (CCCB) y la sede de Blanquerna – Universitat Ramon Llull, y retransmitidas por Internet. 

900 personas han asistido de forma presencial al congreso, mientras que 1600 lo han hecho de forma virtual desde 126 países. En Barcelona también se han podido escuchar a activistas de paises como Afganistán, Corea, Estados Unidos, India o Mongolia hablar de cuestiones como el desarme nuclear, la justicia climática, el racismo y los derechos de los pueblos indígenas.

Tal y como explica el director ejecutivo del IPB, Reiner Braun, este es el mayor evento internacional por la paz de este año. “Desde mi punto de vista, ha sido el congreso adecuado en este difícil momento político, y en el lugar adecuado porque hemos recibido un gran apoyo de la ciudad. El IPB seguirá trabajando sin duda alguna por un mayor compromiso por la paz después del congreso». 

El congreso nació con el objetivo de dinamizar el pacifismo internacional, ser un punto de encuentro de diferentes actores, redefinir la acción por la paz y, como dice el lema del congreso, reimaginar el mundo bajo el prisma de la cultura de paz. Según Jordi Calvo, Vicepresidente del IPB y miembro del comité local, esto es algo que se ha conseguido: 

“En el congreso hemos constatado que el movimiento pacifista no está solo. La gran participación de movimientos feministas, antirracistas y por la justicia global en las conferencias y seminarios muestran que el pacifismo está más vivo que nunca, pero que necesita adaptarse a las nuevas narrativas y generaciones. Tras este congreso el movimiento por la paz catalán, español, europeo y mundial es más fuerte”. 

El congreso también ha servido para que los distintas entidades de paz de Catalunya se reúnan físicamente por primera vez desde que se iniciara la pandemia del coronavirus. Del congreso han surgido el compromiso de organizar un Congreso Catalán de Cultura de Paz en dos años tras un proceso de análisis, reflexión y acción, tal y como explica el director del ICIP y miembro del comité local, Kristian Herbolzheimer: 

“Los valores de la paz y la justicia están aceptados en todo el mundo, pero la realidad contrasta con las buenas intenciones. El movimiento por la paz tiene que dar un paso más para que los compromisos institucionales lleven a las transformaciones necesarias. Necesitamos actualizar nuestro discurso y buscar nuevas alianzas para tener un mayor impacto”, comenta. 

El congreso se abrió el viernes 15 de octubre con un acto que contó con la presencia del presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. En esta sesión inaugural participaron nombres destacados como el político británico Jeremy Corbyn y la directora ejecutiva de ICAN, Beatrice Fihn. Se puede recuperar la sesión inaugural en este enlace

Puede encontrar todos los comunicados de prensa y las declaraciones finales aquí.