El International Peace Bureau (IPB) y el Instituto Catalán Internacional por la Pau
(ICIP) son los principales organizadores del II Congreso Internacional de Paz que
tendrá lugar en Barcelona del 15 al 17 de octubre.

Bajo el título “(Re)imagina el mundo. Acción por la paz y la justicia”, participantes de
unos 70 países asistirán a este acontecimiento con actividades presenciales,
conferencias y talleres, la mayoría de los cuales tendrán lugar en el Centro de Cultura
Contemporánea de Barcelona (CCCB).

El principal objetivo del congreso es dinamizar el pacifismo internacional, ser un punto
de encuentro de diferentes actores, redefinir la acción por la paz y, como dice el lema
del congreso, reimaginar el mundo bajo el prisma de la cultura de paz.

Según Jordi Calvo, coordinador de la oficina de la IPB en Barcelona, “el congreso
quiere poner el pacifismo en el centro, en un mundo donde la guerra, la militarización
y la violencia son la norma”.

Al mismo tiempo se busca favorecer sinergias entre organizaciones e individuos, y
entre movimientos sociales interconnectados que luchan por la justicia global:
defensoras de la paz y el desarme, activistas feministas y LGBTQIA+, ecologistas y
activistas del clima, antirracistas e indígenas, defensores de los derechos humanos y
sindicalistas.

Tal y como comenta la copresidenta de la IPB, Lisa Clark, “el Congreso Internacional
de Paz en Barcelona nos dará a muchas de nosotros la oportunidad de encontrarnos
personalmente por primera vez en casi dos años. El establecimiento de redes entre
las actividades de paz y desarme en diferentes países y regiones es nuestro recurso
más esencial», asegura.

Durante los tres días de congreso habrá charlas y conferencias a cargo de más de
unos treinta ponentes. Entre los participantes hay nombres destacados cómo Noam
Chomsky, Martin Chungong, Jeremy Corbyn, Beatrice Fihn, Wada Masako, Vandana
Shiva y Jody Williams. También se organizarán varios talleres y actividades culturales.

Un congreso con una larga historia

El primer congreso de paz de la historia se celebró el 1843 en Londres, después en
París en 1889 y en Roma en 1891, momento en que se creó el IPB. Por esta tarea
vinculante a grupos pacifistas de todo el mundo, el IPB recibió el Nobel de la Pau en 1910.

En 2016 se reiniciaron estos congresos mundiales con la idea de poner el
desarme enla agenda global. Este primer congreso de la nueva etapa se hizo en
Berlín y ahora el de Barcelona será la continuación.

El IPB tiene su oficina central en Berlín y cuenta con oficinas en la capital catalana y
en Ginebra. Tiene una red de 400 miembros y hay varias entidades catalanas que
forman parte: Justicia y Paz, Fundipau, Unipau, la Escuela Cultura de Paz, la
Fundación Carta de la Pau dirigida a la ONU y el Centro Delàs.

El coorganizador del congreso de Barcelona será la ICIP, una entidad pública, e
independiente, creada por el Parlamento de Cataluña, en 2007, con el fin de promover
la cultura de la paz en la sociedad catalana y en el ámbito internacional, y hacer que
Cataluña tenga un papel activo como agente de paz al mundo.

Según el copresidente de IPB, Philip Jennings, la elección de Barcelona como nueva
sede del congreso fue fácil: «Barcelona es una ciudad de paz, una de las pocas del
mundo con un compromiso organizado y con recursos para promover y hacer
campañas por la paz, y ha abierto sus brazos a IPB. La ciudad y la región tienen un
papel activo en la preparación del congreso”, apunta.

La capital catalana también acoge desde hace cuatro años una de las oficinas
descentralizadas de IPB, y desde aquí se dinamiza la campaña internacional por la
reducción de los gastos militares, la Global Campaign donde Military Spending
(GCOMS).

El congreso de Barcelona pretende ser la reunión más grande de activistas por la paz
este 2021, designado por las Naciones Unidas como el Año Internacional de la Paz y
la Confianza.